top of page

LA UTOPÍA COMO GUIÓN DE VIDA


No debiera ser fantástica, sino real, la visión pedagógica del protagonista de esta película: Capitán Fantástico. Un padre de familia numerosa que apuesta por regalar a sus vástagos una educación extraordinaria, fuera de la enferma normalidad en la que nos hemos acostumbrado a transitar.


Plenamente convencido de que la naturaleza en su estado puro es el mejor escenario donde criar a sus hijos, este personaje, interpretado por Viggo Mortensen, se ha de enfrentar al brutal choque de adaptar a su familia a los imperativos sociales de los que les ha hecho críticos y responsables.

Resulta conmovedora la naturalidad y el humor, sin renunciar a la rigurosidad, con que se abordan temas existenciales como el sexo o la muerte, entre otros.


Cada una de las inteligencias múltiples de Howard Gardner actúan como halo de todos y cada uno de los fotogramas. Cabe destacar, la elocuencia verbal con que se manejan los hijos, gracias al constante pensamiento crítico provocado por el padre. Así como, la independencia con la que se comportan. Una autonomía, resultado, sin duda, de la fluidez natural con la que afrontar su vivir.


Proponen al espectador una educación autodidacta como sustento del ser humano. Una visión empapada de filósofos como Rousseau o Chomsky; y donde la mayéutica socrática, conduce al núcleo familiar a una inefable dialéctica.



Un continuo derrumbe de estereotipos educativos nos confronta constantemente e impulsa la determinación de quienes ya venimos nutriéndonos de estas maneras; concluyendo que las contrarias dejan al ser famélico de todo sentido.


¡No dejéis de verla! Feliz vida.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page